16 may. 2010

Tiempo, actualidad, curiosidades y demás...

Despues de tanto tiempo sin escribir en el blog, de lo que menos quería volver hablar era del clima. Pero es que en este país es practicamente imposible obviar por mucho tiempo a la meteorología. El clima es el gran director social de Finlandia, es el que manda en el sector entretenimiento y el que también decide que ropa o atuendo debes llevar. En definitiva, es el que dicta qué se hace o qué se deja de hacer, por eso el respeto hacia esta rama de la madre naturaleza es grande en esta parte del planeta. Tanto así que es de lo que más se habla en el día y con lo que puedes comenzar un brevísimo dialogo con un finlandés: "buen tiempo, verdad?, el sol brilla hoy, esta nublado, anoche estuvo en 6 grados pero hoy ya subio a 7", etc.. Al final el mejor utencilio para romper el hielo ante un callado finlandés, ya que es un tema del cual todo el mundo está siempre al tanto.

El tema del clima vuelve otra vez a colación por una sola razón: el día de ayer (miercoles 12 ), si, así de sencillo. Despues de unos fallidos intentos por parte de la naturaleza de calentar el hemisferio norte europeo, ayer por fin pudimos disfrutar de un día diferente, un día que a mi entender ha tenido el papel de una especie de bisagra térmica, ya que ha marcado el antes y el después de la temporada fría. Por primera vez en casi 8 meses, he podido salir a la calle en t-shirt y fui capaz por fin de deshacerme, casi por completo, de la ya incómoda ropa de invierno (0 doble medias, 0 gorros, 0 guantes, 0 bufanda y 0 calzoncillos largos). Ya en la casa se pueden abrir las ventanas por mas de 10 minutos, y por primera vez desde que me mudé en este apartamento, puedo afirmar que adentro está mas frío que afuera.

No crean que esto es algo que ha pasado paulatinamente, de hecho el cambio mas bien ha sido brutal. Hoy la temperatura roza los 22-23 grados, pero hace apenas 2 días estuvo por debajo de 10 grados y hace una semana, cuando las cosas parecían ir a mejor, la mañana del martes nos sorprendió con una nevada de 2 ó 3 horas aproximadamente, en pleno mayo (parece que no solo en Dominicana el tiempo es más loco que un reloj de a peso).

Aquí en un parque cerca del centro, disfrutando de los primeros días de calor

Definitivamente es cierto que aquí de la misma forma que sube la temperatura, suben los ánimos. Ayer, despues de una de esas actividades cocurriculares al aire libre, que a veces hacemos en la clases, todavía me quedaron pilas para ir a jugar una intensa hora de squash, con un par de compañeros. Lo mejor fue que a partir de ahí, todavía sentía que el día apenas comenzaba (aunque realmente no sé si fue por las pilas que tenía, o por el hecho de que ya el sol sale antes de las 5:00am y se oculta casi a las 10 de la "noche"). Así que Eveliina y yo no perdimos tiempo, dimos una buena caminata por el centro de Helsinki, compramos algo de comida, la comimos sentados en un parque y terminamos yendo al cine a disfrutar de una buena película.

Eveliina y yo, en las famosas escaleras de la iglesia, tomando un poco de sol

Fue bueno ver cómo los diferentes ambientes de la ciudad van cogiendo vida y por fin ver a los finlandeses, principalmente, disfrutar de una "buena" cerveza en una terraza descubierta, ya que desde hace semanas se les veia a los pobres apurando la llegada del calor, precipitandose y engañandose a ellos mismos en terrazas todavía frías, aún con la condensación del agua sobre la superficie de las sillas metálicas. Pero ya la simulación pasó, lo de ayer fue real y al parecer el calor llegó para quedarse (al menos por 3 meses).

Los finlandeses vueltos locos en las terrazas al aire libre

Como dije al principio, el clima no era el tema que tenía en mente, apenas fue un "bonus pack" de lo que realmente quería compartir en el post. De lo que quería hablar era un par (6 para ser exactos) de "curiosidades" finlandesas, que aunque las viva y vea todos los dias, todavía no dejan de asombrarme, sobre todo porque cumplen su función, se respetan y se mantienen.

Sé que posiblemente muchos de los que se puedan topar con este post, encontrarán quizás, muchas cosas similares en sus respectivos países, siempre y cuando no sean compatriotas dominicanos, ya que con certeza en nuestro querido país estas cosas no existen y posiblemente al paso que vamos, nunca existirán. Aún así, sigo esperanzado.


1.Parques exclusivos para perros.


La primera vez que los vi, no lo creí. Todavía me asombran. En Helsinki hay espacios públicos dedicados exclusivamente para la "recreación Canina". Y no me estoy refieriendo a que hay un gran parque para perros donde todos los dueños de perros acuden a llevar a sus mascotas allí; me refiero a que no solo hay uno, sino que hay cientos de ellos, repartidos equitativamente en todos los sectores de la capital. Estos parques son espacios cercados, con reglas bien explícitas de su uso, donde los perros "tienen" diferentes tipos de juegos para su recreación y donde pueden correr libremente si riesgo a nada. Como si con esto no bastara, en algunas ocaciones hay 2 de estos parques seguidos, uno exclusivo para perros pequeños y otros para perros grandes, alguien lo puede creer? Lo mejor de todo, y es donde nosotros los dominicanos fallamos siempre, estos parques se les dan mantienimiento, son conservados en condiciones y claro, son debidamente utilizados.

Puerta de la izquierda para perros grandes, puerta de la derecha para perros pequeños

Vista panorámica del parque de perros más cercano a nuesta casa

Osea, no solo complacen a sus mascotas con sacarlas a que hagan sus "necesidades" y que sirvan de compañía en su matutina o verpestina caminata, sino que aquí también es el dueño quien acompaña al perro a divertirse.

Ambiente dentro del parque











1.Perros juegan libremente dentro del parque. 2. Una de las atracciones para los perros. 3. Yo queriendo entrar al parque.

Y hablando de necesidades fisiológicas, es común ver a los dueños andar con su "fundita" para recoger lo que los perros hacen (aunque sinceramente no todos la llevan); esto no es algo nuevo, pero no deja de asobrarme que en algunos sitios, nisiquiera tienes que llevar dichas fundas, el mismo espacio público te las proveé.

Literalmente traducido: " ¿Sin funda de cacá de perro? tómala aquí

En fin, si algún día alguien tiene la idea llamarme "perro" con intención de insultarme, que procure que sea en Finlandia, porque aparentemente el perro aquí es gente.

2. Asientos enumerados.


Es inexplicable por qué a estas alturas, en nuestros cines los asientos de las salas no están todavía enumerados. No es física cuantica ni mucho menos, tampoco es algo nuevo para nosotros, los asientos del teatro están numerados, los asientos del "play" tambien, y que yo sepa siempre ha funcionado bien. Entonces ¿por qué en los cines no? Alguna razón económica de seguro habrá.

Aquí (al igual que muchos países supongo) los asientos del cine tienen números. Cuando llegas a la boletería, te presentan una pantalla con los asientos disponibles y los asientos ya ocupados. Ahí mismo eliges donde quieres sentarte. De esta forma claramente se evitan esas enormes filas que tenemos que hacer los dominicanos para entrar a la sala y coger buenos asientos, y mejor aún se evita el tener que guardar o reservar asientos para amigos que estén en camino, cosa que es realmente tediosa, tanto para el que los reserva como para el que quiere sentarse y le dicen que está ocupado.

Un señor elige en la pantalla el asiento específico donde quiere sentarse

Pero todavía la información va a más, antes de hacer la fila para comprar la boleta, hay una cartelera electrónica que te indica cuantos asientos disponible quedan para la película que quieres ver. Todo esto te facilita las cosas cuando estás en la calle e improvisas un cine, pero cuando lo planificas la cosa es aún más cómoda. Puedes comprar las entradas en internet y elegir desde la comodidad del hogar donde te quieres sentar, con el mismo sistema que utilizan en la boletería física, una pantalla donde eliges el asiento de tu preferencia. Puedes imprimir los tickets en tu casa, si no tienes printer, con el código de compra de las entradas, llegas al cine y en una máquina especialmente para esto, las imprimes y listo. Sencillo y efectivo.

Un par de jovenes usando la máquina dedicada a imprimir las entradas que compraron cómodamente en casa

3. Reciclaje y basura.


Admito que en un principio me resultaba super difícil el clasificar la basura, y tener que pensar donde botar esto y aquello. Ya estoy acostumbrado aunque a veces me siga resultando algo incómodo. Para no alargar el asunto, sepan que aquí en Finlandia la basura está clasificada nada más y nada menos que en.....8 tipos diferentes.

Primero tienes la basura (1) "normal", normal aquí es, por ejemplo, servilletas usadas, plásticos, empaques de comida, envolturas de dulces, etc.. Despues tenemos (2) la basura bio-degradable, restos de comida, cascaras de frutas, etc..

Y así mismo le siguen: (3) Papel (perídicos, revistas, etc...), (4) Cartón ( cajas, cartones de huevos, cajas de "conflé", contenes de leche, etc..), (5) Energía, que es todo aquello que no se puede reciclar y pudiera servir para producir energía (madera para quemar, plasticos y cartones sucios, etc.), (6) Metal o latas, y no las de refrescos, cervezas y demás bebidas (estas las llevas a las máquinas de reciclaje de los supermercados, al igual que las botellas plásticas y de cristal, a cambio de un dinerillo, cash!!), sino a las latas de comida. (7) Vidrios, que a su vez los dividen en transparentes y de color y por último (8) Basura problema, (pilas, baterias, equipos electrónicos, etc..) Cada uno de los 8 tipos de basura, se botan en diferentes zafacones y diferentes camiones pasan a recogerlas.













Vista por fuera y por dentro, de las casetas de basura en Finlandia. ¿Donde tiro esta servilleta?


Ya se pueden imaginar lo loco que estuve al principio, y los boches que tuve que aguantar de que esto no va aquí, esto no va allí, pero aunque no lo crean, es fácil de acostumbrarse. Y pensar que en Dominicana usamos el método todo en uno y cero reciclar. Por eso es que somos productores número uno de conocido jugo de color indescriptible que comunmente brota de los engranajes de los "higienicos" camiones de basura de nuestro país, causante posiblemente de muchas enfermedades, ademas de contaminar las calles y dejar un olor muy peculiar, no necesariamente agradable jajaj. pero bueno E' pa' lante que vamos!!!


4. Sistema de pago del transporte público.


En su debido tiempo hablaré del más que efectivo transporte público de Helsinki ( lo tengo pendiente), pero de momento les diré algo que sigue siendo difícil de asimilar y con lo que es muy fácil flipar. Me asombró la primera vez que vine hace ya 9 años y todavía lo sigue haciendo.

A lo que me refiero es, que exceptuando los autobuses, al entrar a cualquier tipo de transporte público (trenes, metro, tranvías), no hay nada que te impida entrar a ellos sin pagar, no hay nadie esperando para cobrarte, simplemente entras y los utilizas, así de fácil. Se asume de antemano que en tu tarjeta electrónica de transporte has cargado (pagado) tiempo o dinero. En caso de haber cargado dinero, al entrar a unos de estos medios de transporte, pagas responsablemente pasando tu tarjeta por uno de los lectores electrónicos.














Tickets electónicos de transporte público y máquina donde pagas responsablemente



No es precisamente la tecnólogía lo que me sorprende, eso es lo de menos, es el ver a las personas pagar de manera ciudadana, por así decirlo. Con esto no quiero decir que no hayan personas que los utilicen y no paguen, los hay, pero por lo general la gente paga de forma anticipada.

Lo más curioso es lo que se ve en los trenes, al menos para mi. Cuando subes al tren, siempre ves a un personal de este, pasillando de un vagon a otro, con un gran monedero arriba y con un aparato de imprimir tickets. Lo primero que piensas es que está ahí para revisarte o pedirte tu tarjeta o ticket de pago, pero no, simplemente pasilla para que voluntariamente el que no tenga ticket y quiera comprarlo, lo compre. Digo voluntariamente, porque si no tienes ticket y no lo compras, por lo general no pasa nada, viajas "gratis". Lo mejor es que mucha gente les compra el ticket, eso es lo que asombra, sobre todo cuando notas que solo van de una parada a otra.

Pero tampoco todo es tan perfecto y ni los finlandeses tan pendejos como pudieran parecer. A pesar de todo, hay un mecánismo para "nivelar" el deficit de la minoría que pudiera no pagar. Hay un personal o "brigada ambulante" de la oficina de transporte, que se pasea aleatoriamente por los diferentes medios de transporte, revisando las tarjetas electrónicas de cada quien, para confirmar quien ha pagado y quien no, ajustandole una buena multa a aquellos que no lo hayan hecho.

Chequeadores en plena acción

Pero estos "chequeadores" a pesar de que no es extraño verlos en la calle, la probabilidad de que coincidan contigo y que te revisen es casi nula. Con decirles que en un año y medio que llevo utilizando diariamente los diferentes medios de transporte, apenas 4 veces me he topado con ellos, osea que más del 98% de las veces que los he utilizado, lo hubiese podido hacer prácticamente sin pagar. Hay casos más extremos, como el de una de las compañeras de apartamento, toda una vida viviendo en Helsinki y apenas una vez la han revisado y recientemente para colmo.

Brigada completa de los escasos "chequeadores"

Para finalizar el tema, decir que en caso de que no tengas dinero en efectivo, ni tiempo o dinero en tu tarjeta de transporte y no quieras "jugartela" con no pagar, siempre puedes enviar un mensaje de texto con el celular y recibir en un mensaje respuesta, una especie de ticket electrónico, válido por una hora y media y obviamente, facturado a la cuenta mensual de tu celular, pero al menos al mismo precio. Ahh y por último, las madres o padres que anden con su bebe en el coche, no pagan.

5. Corredor bicicletas y peatones

Helsinki es una ciudad propicia para montar bicicleta, casi un paraíso para las 2 ruedas. No solo porque es una ciudad prácticamente plana, bien nivelada, sino porque, si no me equivoco, mas del 75% de las aceras de Helsinki, está dividida en dos carriles, uno para peatones y otro exclusivo para bicicletas. Es contagioso ver a tanta gente montar de forma tranquila y segura por las calles. Es común y normal ver personas de todas las edades, transladandose en bicicletas de un lugar a otro y yendo hasta a trabajar en ellas.


1.Señalización de la separación de carriles en las aceras. 2. Carriles en pleno uso, izquiera peatones, derecha bicicletas.

Aparte de todo esto, los numerosos parques y "mini" bosques que hay dentro de Helsinki te dan la opción de cambiar rapidamente de escenario, ya que están tambien habilitados con senderos para poder montar. En fin algo realmente espectacular.

Inagurando hace unas semanas la temporada ciclística, en unos de los "bosquecitos" cerca de la casa

Como dije anteriormente, la ciudad se presta para eso, a diferencia de nuestra a veces caótica Santo Domingo. Aunque para dar el beneficio de la duda de porque no se ha hecho algo similiar en nuestra ciudad, he de confesar que no es lo mismo dar un paseíto bajo la fresca brisa primaveral que para esta fecha arropa a Helsinki, que empezar a dar pedales bajo la solana (el sol) de Santo Domingo. En ese sentido hasta mejor que no lo hagan, porque serían pocos los que sobrevivan.

6. No man's land.

Hay una ley no escrita en Finlandia que dicta que Finlandia pertence a todos los finlandeses. Lo que acabo de decir se podría oir algo lógico o hasta estúpido, pero a lo que me refiero es que aquí no es extraño ver que un espacio en "teoría" privado se haga público. Me explico, la mayoría de los edificios de apartamentos (sobre todo en las afueras de Helsinki) no tienen limitaciones de propiedad, osea que practicamente sus patios y jardines son comunes, no hay verjas ni portones entre ellos. Estos espacios que en teoría parecen de exclusivo uso de los inquilinos de los apartamentos, en práctica no lo son. Cualquiera que vaya caminando por la calle puede pasar por ellos sin ser mal vistos, ya sea para acortar camino hacia donde se dirigen o por alguna otra razón.

Viendo lo explicado, no parece algo muy asombroso, pero cuando vas caminando y Eveliina dice: "ven, vamonos por aquí", yo de una vez pregunto: ¿ y se puede pasar por ahí? Y siempre es la misma respuesta: "claro, ¿Por qué no?". Ya veo porque la hermana de Eveliina "flipó" en Santo Domingo al ver muchas de las casas del sector donde viviamos, con muros y verjas que les parecieron fortalezas y no se lo podía creer, y para colmo habían par de casas con las famosas redes eléctricas de seguridad, con un buen letrero indicando el alto voltaje. Lamentablemente necesitamos eso y más para poder dormir con los dos ojos cerrados. Y ni así basta a veces.

Lo que si está escrito es a lo que los finlandeses le llaman "jokamiehen oikeus", traducido mas o menos a "derecho de cada hombre", que te permite transitar y recoger frutos y bayas libremente por cualquier bosque de Finlandia, sea privado o público, ya que está considerado que los frutos que da la tierra de Finlandia pertenece a todos los finlandeses y no necesariamente al "dueño" en papeles de dicha tierra. Es un derecho que tiene cada finlandés de aprovechar lo que su tierra les da. Esto no quiere decir que si alguien siembra 2 tareas de tomates, alguien puede ir y cogerlos, mas bien se refieren a los frutos que crecen de manera natural en sus bosques.

Esto si que tuvieron que explicarmelo un par de veces, yo que estoy acostumbrado al mata y despues averigua, "no te pueden decir nada porque estaba en tu propiedad y fue en defensa propia". Aunque normalmente si allá ves a alguien extraño en tu propiedad, no es precisamente en plan de recolectar frutos que está.

Chica en plena recolección de fresas

Al final son muchas las curiosidades con las que uno se va encontrando y acostumbrando (todavía faltan unas cuantas) cuando llega a un nuevo país y a una nueva cultura. Afortunadamente no todas con las que me he topado aquí, están relacionadas exclusivamente al clima, por eso he podido ver como cosas que inexplicablemente a los dominicanos nos cuesta realizar, aquí funcionan de forma impresionante y efectiva, solo poniendo un poco de sentido común.

Con esto no digo que todo en Finlandia es ideal, tambien hay unos que otros problemas, solo resalto las impresiones positivas de que cosas que me parecen especialmente curiosas.

Entre ver como recogen cada unas de las piedrecitas que tiran
sobre el hielo de las calles en invierno para evitar que la gente resbale, ir al supermercado y encontrarme con cajeras bilingües, trilingües y cuidado, pagar con un mensaje de texto una coca-cola en una máquina dispensadora, hasta ver las condiciones en que mantienen los baños públicos regados en los parques, Finlandia después de un año y medio todavía me tiene "flipando".

10 abr. 2010

Solo se que fue en marzo.....

Muchos de los más cercanos a mi habrán notado de mi parte una reciente e inusual inactividad "cibernética", algunos incluso hasta han mostrado su preocupación y me han llamado directamente al teléfono para saber si todo anda bien. Otros se han ido aún más lejos y comparan mi situación con la de una conocida prófuga dominicana, que no se deja ver ni en pintura. Pero aunque todo ande bien y no haya desaparecido tanto como parece, he de reconocer que los eventos recientes me han mantenido un poco más "desconectado" de lo que normalmente estoy (supongo que es algo positivo, no? jaja!). No es para menos, porque entre visitas programadas, visitas esperadas, entrevistas, clases de finlandés, prácticas laborales, gripes, spas, juegos de squash y algún que otro bar, el pasado mes de marzo vino más cargado de lo que Eveliina y yo pudimos anticipar.

Lo primero que nos trajo el tercer mes del año fué la esperada visita de mi hermano "Ale" desde Santo Domingo, en la cual a pesar de la apretada agenda que para esa semana tenía, logramos sacar tiempo no sé de dónde y concretar un sin numero de actividades, algunas programadas, otras improvisadas, pero con buenos resultados.

Con Ale esperando el tren después de una breve caminata por el vecindario


Una semana antes de la visita, había ido con el grupo de las clases de finlandés, a un parque en Helsinki donde se practica deportes de invierno llamado Paloheinä. Allí todavía parte de toda la nieve que había caído durante todo el invierno permanecía intacta. Por eso estando allá pensé en que bueno sería traer a Ale cuando viniera y tratar de hacer algo diferente y que en teoría sería imposible de hacer en Dominicana. Así que no perdimos tiempo y precisamente lo primero que hicimos fue ir para allá. Al principio queríamos intentar alquilar un par de esquís, pero los altos precios de estos y el saber que ahí solo se podía practicar el cross-country ski (osea, el aburrido, no el que es bajando montañas), nos hicieron decidir por algo super económico y sencillo, pero mucho más divertido: El "Laskea pulkkamäkeä", que no es más que una versión nórdica del bajar en yagua por un barranco, a excepción de que se hace sobre nieve y con una especie de trineo de plástico llamados "pulkka". A mi parecer la decisión fue todo un éxito, descendimos unas cuantas veces las colinas, tiramos unas cuantas fotos y comprobamos el "descenso" temerario de los niños finlandeses, quienes no tenían ningun temor de bajar por pendientes practicamente imposibles y brindarnos, a los extraños del lugar, un buen espectáculo de velocidad, caídas y risas. Al final, entre una ligera nevada y unos paisajes interesantes, pasamos un rato super agradable y comenzamos con buen pie lo que prometía ser una buena visita.




Los 3 protagonistas en descenso bestial


La semana siguió su curso entre actividades, caminatas, restaurantes, cafés, etc... destacando la cómoda visita a un conocido "spa y parque acuático" en el centro de entrenimiento de un famoso hotel de la zona, algo que se está convirtiendo en ingrediente escencial del paquete turístico que ofrecemos Eveliina y yo a quienes nos visitan. Como dice la canción : "más de uno lo querrá atestiguar" (jajaj!!).

Así mismo las bajas temperaturas que todavía arropaban a Helsinki, nos permitieron hacer otras actividades al aire libre, como por ejemplo: el caminar sobre el mar congelado y el patinar sobre hielo. La primera de estas, aunque no tenga mucha espectacularidad, es algo que por lo menos a mí no deja de asombrarme. El ligero temor que te dá el caminar sobre una capa de hielo, sabiendo que debajo de esta se encuentra el mar, es una sensación excitante que deja en evidencia la magia que a veces la naturaleza nos ofrece.

Ale no se quería desmontar de su pulkka, aquí arrastrandolo sobre el mar congelado

El Ale rendido sobre hielo

Sobre el patinaje sobre hielo, solo les puedo decir que las horas invertidas en el desaparecido y extrañable "mundo sobre ruedas" han dado sus frutos. Si bien es cierto que distamos mucho de alcanzar un nivel promedio de patinaje sobre hielo, el ya inexistente "club de patinaje", donde celebramos tantos cumpleaños, nos dejó una base escencial para al menos mantener cierto equilibrio y no pasar vergüenza ante el experimentado público local (se han visto casos!!! tembleque bestial!!!). La pasamos super bien y con ganas de no abandonar la pista, ya que con cada minuto que pasaba, el progreso era algo evidente y modestamente considerable.






El extinto mundo sobre ruedas, con su clásico disco-patín y el inolvidable ritmo robótico del "mot-ciclón moto-ciclón"


video

El Ale y yo en progreso paulatino y constante sobre el hielo



Las chicas locales mostrando sus habilidades y uno que otros atributos

Para despedir la oportuna visita de mi hermano, decidimos salir a cenar a un aceptable restaurante, e intentamos no pensar mucho en la cuenta, abrimos un poco los limitados bolsillos y disfrutamos un más que respetable manjar.

Siguiendo con el apurado mes de marzo y volviendo a mi todavía nueva vida cotidiana, poco es lo que les he hablado sobre el curso de las mañanas que vengo tomando desde principio de enero hasta la fecha. No se trata mas que un curso de integración, por así decirlo, a la vida laboral en Finlandia, donde te enseñan como funciona el mundo laboral local y donde te dan ciertos "tips" de cómo conseguir trabajo. El curso viene acompañado con clases de finlandés y algunos programas cocurriculares como: salir a patinar, esquiar, visitas al teatro, visitas a museos, cocina finlandesa y otro tipo de actividades similares que te hacen recordar un poco tus tiempos en el colegio. Si bien es cierto que muchas veces el programa parece un poco tonto o infantil, hay otras cosas de la que siento que ha valido la pena el haberlo tomado. Me refiero a la parte del programa que incluye el realizar una práctica laboral en alguna compañía, con el fin de aprender finlandés, aprender sobre la forma de trabajar en Finlandia y tener la oportunidad de conseguir un trabajo.

Precisamente en el pasado mes de marzo daba inicio dicha parte del programa, y cada uno de los estudiantes teníamos la misión de encontrar un lugar donde realizar dicha práctica. Sabiendo lo difícil que ha sido buscar y encontrar un trabajo aquí, no me sentí totalmente optimista sobre tal búsqueda, ya que aunque el centro de educación te ayuda en lo necesario, al final la busqueda era totalmente individual. Por dicha razón tuve que recurrir a Eveliina para que me ayudara a formular una lista con las compañías que me interesaban y con los respectivos números de contactos a quienes llamar. Después de elaborar una lista con casi 20 diferentes compañias, para sorpresa mía, la primera compañía con la que contactamos, inmediatamente se mostró interesada y fue posible fijar una entrevista.

No sé qué fue más preocupante, si el no tener qué ponerme para la entrevista, o imaginarme en una entrevista en finlandés. Al final unos nuevos jeans y una camisa vaquera bastaron para dejar atrás la primera de mis preocupaciones y así concentrarme solo en cómo desenvolverme para la entrevista. El día llegó más rápido de lo esperado, y entre finlandés, inglés y algo de español (finglish-spanish, mejor dicho), me defendí lo suficiente como para lograr realizar mi práctica laboral en esa compañía. De momento se están desarrollando positivamente, en un ambiente ya conocido y con el idioma como única dificultad.







Coge el pieni one, vamos a la kauppa que on very lähellä (spanfinglish patentizado)

Como dije anteriormente, no es un trabajo, sino una práctica laboral como parte del programa del curso que estoy tomando, donde una vez acabada la práctica, la compañía sin estar en la obligación de hacerlo, puede optar por contratarme o no. Todavía no sé si la compañía anda en busca de alguien (espero que si!!), pero de momento, el finlandés que trato de hablar con el ingeniero, el español que hablo con la arquitecta (es colombiana) y el fin-glish que hablo con uno de los compañeros, me dan suficiente trabajo al día y alguna que otra idea de lo que hipotéticamente me esperaría en dicha compañía.

Terminando con el ya indescriptible mes de marzo, este terminó con sensaciones encontradas. Lo digo porque a pesar de que terminó con un clima fatal, totalmente mojado, frío y gris, con una "mini fiebre" incluída, todavía nos quedaba otra grata visita. Al menos el tema "clima" no fue necesariamente una preocupación, ya que el visitante de turno vive prácticamentes por las mismas latitudes y está más que aclimatado al a veces incómodo clima nórdico. Me refiero a la visita de mi casi-hermano Román desde la vecina Noruega.

Román haciendo acto de presencia

Aunque el tiempo en las prácticas me "medio" limitó a pasar full time con el otro "forastero nórdico", las actividades no cesaron durante toda la semana. Rápidamente (friendo y comiendo), entonamos con algunos amigos un par de cervezuanas en un concurrido bar en el centro de Helsinki, rendimos y exprimimos el tiempo lo más que pudimos, y de esa forma entre restaurantes, cines, ferias, cafés, bares, barcos, boliche, juegos de squash y una larga noche de sing star, marzo terminaba de la misma forma que había comenzado, ocupado entre visitas agradables e incansables actividades.

Tarde en un café entre amigos (Anni recién llegada de Japón, maleta en manos todavía)

Evidencia de una tarde de bolera (3-3 quedo la cuenta, hay asuntos pendientes)

Al final poco me puedo quejar sobre el departamento de visitas, ya que en tan solo 1 año y 3 meses, he tenido la suerte, a pesar de las distancias, de contar con la frecuente presencia de familiares y amigos (algunos hasta repetidos), que han hecho aún mejor mi indefinido tiempo en Finlandia.

Nota: y eso que todavía estoy a la espera de otros que ya se han apuntado y manifestado sus planes de visita. Vengan to' c...ño!!!!!